Al usar este sitio web usted consiente el uso de cookies. Las cookies pueden ser administradas en la configuración de su navegador web o de su dispositivo. Para más información, por favor revise nuestra Política de Cookies.

ATAQUE DE PANICO

Cualquiera de nosotros, en el momento menos esperado y sin causa aparente, puede tener un ataque de pánico. Usualmente cuando estamos muy cansados, debilitados o estresados, de ahí la importancia de cuidar nuestra salud.

Un ataque de pánico es un estado repentino de terror en el que nos sentimos en peligro de muerte. Se produce, entonces, un nivel elevado de ansiedad y excitación fisiológica y la necesidad de escapar del peligro. Al no actuar porque no estamos ante un peligro real, tenemos una serie de síntomas físicos como taquicardia, dolor en el pecho, hipertensión, dificultad para respirar, hiperventilación, temblores, hormigueos o mareos, manos y pies fríos, náuseas, vómitos, visión borrosa. Sensación de extrañeza, como si todo fuera irreal, se teme perder el control y la razón.

La causa de un ataque de pánico es que se activó una alarma de peligro de muerte gravada en el inconsciente por algún evento vivido tal vez en la infancia, y no lo recordamos o, incluso, estando dentro del vientre de la madre o durante el parto.

Aunque no sea real, para el cerebro lo es y actúa enviando una señal de emergencia a las glándulas suprarrenales que empiezan a soltar adrenalina al torrente sanguíneo, desencadenando una reacción física que nos prepara para pelear o huir. El ataque de pánico va a durar hasta que el cerebro deje de enviar la señal de peligro y se detenga la producción de adrenalina.

¿Qué hacer durante el ataque? Primero que nada, reconozca los síntomas y dele mentalmente a su cerebro una orden tajante y enérgica: ¡PARA, NO ESTOY EN PELIGRO!. Dígase “CALMA, esto es SÓLO un ataque de pánico, no voy a morir, no me va a dar un infarto, no me estoy volviendo loco/a, yo puedo controlarlo”. Empieza a respirar lenta y profundamente, mientras dices RELÁJATE, RELÁJATE, RELÁJATE. Respira por la nariz, sostiene y suelta por la boca, haciendo un sonido al soltar el aire. Tome dos vasos de agua y, si puede, tome un baño de agua fría.

Si no está en un lugar peligroso, quédese donde está e intente controlarse ahí mismo. Si sale corriendo cada vez que entre al mismo lugar o a uno parecido, pueda que el lugar en sí se convierta en un detonante de nuevas crisis. Trate de continuar con la actividad en que está, sustituyendo los pensamientos de terror por pensamientos positivos una y otra vez. Normalmente un ataque de pánico no dura mucho, aunque nos perece eterno.

La Digitopuntura te puede ser de gran ayuda. Utiliza los puntos que te muestro. Aprieta el punto tan fuerte como lo sientas bien, de uno a tres minutos, el efecto puede tardar unos minutos en llegar. PC 6, está en ambas manos. Si lo haces con regularidad te puede ayudar a disminuir las crisis.

¿Qué hacer después del ataque? Piense que esta alarma de peligro ha estado con usted tal vez toda la vida sin que se haya activado, si se cuida, pueda que no vuelva a suceder. Acepte el suceso, no se desvalorice, a cualquiera le puede pasar, y déjese sentir las emociones que sienta.

Cuídese de eliminar todas las causas de estrés posibles, esta es la mejor garantía de que no vuelva a pasar: descanse, coma bien, tome algún suplemento alimenticio si se ha estado alimentando mal, duerma suficiente, no trabaje en exceso, ni se exceda con el licor, ni otras sustancias que puedan alterarlo. Cambie hacia un estilo de vida saludable. En este sentido, un ataque de pánico puede ser la mayor bendición en su vida. Mi recomendación es que no tome medicamentos químicos.

Si queda con mucho temor, especialmente si se repite, busque ayuda profesional para encontrar el detonante y desmontar la causa. Tanto la Terapia Floral, con la que he tenido excelentes resultados, como la Terapia Psicológica y la biodecodificación, pueden ser de gran ayuda, así como la acupuntura, la meditación y los ejercicios de relajación. Continúe su vida con normalidad.


Crea su sitio web desde su página de Facebook, instantáneamente.

Pruebe GRATIS durante 14 días

No se requiere tarjeta de crédito, cancela en cualquier momento. pagevamp.com